• Inicio
  • |
  • Conocenos
  • |
  • Contacto
  • |
  • Login
  • |
  • Suscríbete

Busque una Iglesia

Lo poco se hace mucho cuando Dios lo toca

Dios quiere salvar tu hogar

Uno de los grandes ejemplos bíblicos de servicio es moisés. A pesar de ello, cuando Dios lo llamó, no estaba del todo convencido, porque sentía que no estaba capacitado para realizar la obra que el señor le pedía, y pensó que no podía servir a Dios. Moisés puso varias excusas para no cumplir con su llamado:

  1. ¿Quién soy yo? Éxodo 3:11
  2. ¿y si me preguntan cuál es tu nombre? Éxodo 3:13
  3. He aquí que ellos no me creerán Éxodo 4:1
  4. Nunca he sido fácil de palabra Éxodo 4:10

Sin embargo, que maravilloso es Dios, que de la nada hace algo para honrar su nombre; de lo insignificante hace grandes cosas para avergonzar a los fuertes. El Señor le dijo a moisés -- si no tienes nada, ni capacidad, ni facilidad de palabra, ni talento alguno, ¿entonces que tienes? ¡Una vara! Una insignificante vara, pues es suficiente, no necesito más, échala a tierra. Al tirarla, la vara de moisés se convirtió en una peligrosa culebra.

¿Se dan cuenta? Lo poco se hace mucho cuando Dios lo toca. Con esa vara moisés provocó  cinco de las diez plagas, sacó agua de la roca, dividió el mar rojo y ganó batallas para el pueblo de Israel. Con una simple vara.

A continuación presentamos algunos ejemplos  que sustentan este principio:

  • Marcos 6: 37-44: Jesús alimentó a cinco mil hombres con solo cinco panes y dos peces.
  • Jueces 15:15: Sansón mató a mil hombres con una quijada de asno.
  • 1 Reyes 17:10-16: Dios toca los alimentos de la viuda.
  • 1 Samuel 17:40-50: Una piedra bastó para matar a Goliat.

Notemos cómo Dios usa lo insignificante para hacer cosas grandes. No cabe duda de que lo poco, puesto en las manos de Dios, tiene un poder inigualablemente porque es para su gloria.

Ahora quisiera preguntarle: ¿no será que usted le ha dicho a Dios que no tiene nada para participar de la obra misionera? Que no sabe leer, que no sabe predicar, que usted es falto de palabra, que le da pena, que no le van a creer. ¿Será que al igual que moisés no se ha dado cuenta de lo que Dios puede usar de usted? Elena G. de White, dice que el secreto de nuestro éxito en la obra de Dios se encuentra en la operación armoniosa de nuestro pueblo. Tiene que producirse una acción concentrada. Todo miembro del cuerpo de Cristo tiene (Review &Herald 2 de dic. 1890).

Dele a Dios lo poquito que tenga; tal vez no sepa leer mucho, o solo sepa cantar, o solo ha memorizado un texto. No importa. Seguramente algo tiene, deje en las manos de Dios y le aseguro que el poder de Dios se manifestará en su vida. Recuerde: lo poco se hace mucho cuando Dios lo toca.

Dios espera con los brazos abiertos.  Ptr. Uriel Castellanos Maza.